PSICOMOTRICIDAD

La psicomotricidad es una disciplina encargada de valorar y trabajar las facultades sensoriales, motrices, emocionales y cognitivas del niño/a. El objetivo de la técnica psicomotriz es lograr el desarrollo de la capacidad de expresión, creatividad y movilidad de las personas, a partir de la interacción con su propio cuerpo. Además, también busca mejorar la relación del individuo con su entorno, así como aprender a controlar las emociones e integrar el conocimiento.

BENEFICIOS:

DOMINIO CORPORAL

La psicomotricidad trabaja la consciencia de las dimensiones del propio cuerpo, con el fin de que el individuo conozca su «envase» y se sienta parte de él. Esta habilidad permite que los niños y niñas utilicen su cuerpo como herramienta de aprendizaje.Por otra parte, la estructuración espacial y la puntería contemplan la relación que hay entre los objetos y el cuerpo del individuo.

EL RITMO

Es la habilidad para realizar movimientos sistemáticos mediante una forma y una frecuencia temporal determinada.

LATERALIDAD

La lateralidad es el fenómeno que ocurre cuando un individuo domina mejor un lado de su cuerpo que otro. Por ejemplo, si escribimos con la mano derecha es porque nuestro hemisferio cerebral izquierdo es dominante. La lateralidad se debe definir de forma natural.

EQUILIBRIO

Definimos equilibrio como la capacidad para mantenerse estable mientras se realizan otras actividades relacionadas con la motricidad. Por ejemplo, mantenernos encima de una superficie sin tocar el suelo.

REFLEJOS

La psicomotricidad también trabaja la capacidad del ser humano para reaccionar o responder a un estímulo externo. Por ejemplo, cuando andamos por la calle y tenemos que esquivar una farola a dos centímetros de chocar porque andamos despistados.

MOTRICIDAD

La motricidad trabaja el control que tenemos sobre nuestro cuerpo. En función de las partes del cuerpo que intervienen, la dividimos en motricidad gruesa y motricidad fina. El primer concepto hace referencia al control y coordinación de los movimientos que contemplan el tamaño del propio cuerpo o superior. Abarca la totalidad del cuerpo. En cambio, la motricidad fina se refiere al control y coordinación de movimientos que abarcan menos tamaño, por ejemplo la destreza manual o la coordinación de los dedos para tocar un instrumento. Se centra en movimientos realizados con partes concretas del cuerpo.En función de los sentidos que activa, la motricidad se clasifica en motricidad visomotora o en función de la vista y motricidad auditivomotora o en función del oído.